Guatemala enero 23, 2020

Por:
Manuel Peralta

Guatemala inició un proceso de toma de conciencia de la magnitud de la corrupción en el país derivado de los casos de corrupción que se revelaron a la luz de la investigación del Ministerio Publico y la CICIG, casos que llevaron a la gente a las calles y a la plaza y que después desembocaría en la renuncia del hoy expresidente y encarcelado Otto Pérez Molina. Y la segunda al mando Roxana Baldetti.

Luego llegaría al poder el comediante Jimmy Morales quien ya en la silla presidencial no dejaría de actuar, pudimos observar como continuó contando moralejas en sus discursos, recibiendo bonos de hasta 50 mil quetzales mensuales del Ministerio de la Defensa, dinero que tuvo que devolver, quizás acordándose de su promesa electoral “ni corrupto, ni ladrón”.

Finalmente, fuimos testigos del ultimo número del circo gubernamental, y es que fue bochornoso, observar como la investidura presidencial o lo que quedaba de ella, buscaba cubrirse con el manto de la impunidad en la madrugada del 15 de enero, en una mal obrada sesión del parlamento centroamericano, quien lo juramentaría como Diputado A dicho ente político, con el cual casi ningún guatemalteco esta de acuerdo, porque poco o nada aporta al desarrollo del país.

La pregunta del millón es: ¿Por qué tanta prisa en ser juramentado? Aquí podemos aplicar la sabiduría popular, Y es como dicen las abuelitas “el que esta limpio, ni jabón necesita”

A decir de expertos en Derecho Integracionista, esa sesión realizada en un hotel capitalino, por miembros del PARLACEN, no contaba con el quórum respectivo, por lo cual lo actuado en dicha plenaria quedaría sin efecto. Entonces, es el Ministerio Publico quien podría iniciar las investigaciones y determinar si las denuncias que sindican al expresidente Morales tienen sustento probatorio.

Hemos iniciado este año con la esperanza puesta en la nueva administración del presidente Alejandro Giammattei ,los guatemaltecos de a pie , confían en encontrar un trabajo que cubra las necesidades básicas de su familia, que no sean victimas de la violencia o el sicariato dirigido desde las cárceles que asedia al comercio, que nuestra niñez tenga un mejor devenir sin desnutrición y educación de calidad, que la migración no sea la única opción para esa Guatemala profunda del interior de la republica, en donde la niñez ve pasar el desarrollo muy lejos de su humilde camino, guatemaltecos que mañana serán mujeres y hombres que dirigirán los timoneles de este bello país de la eterna primavera.

Facebooktwitter

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *